A estas alturas, todos nosotros sabemos, al menos de oídas, que existen ciertos videojuegos “adictivos”, o al menos más adictivos que el resto, como el WoW (World Of Warcraft). Si bien, más o menos, podemos suponer de qué trata. Probablemente porque no tenga nada que ver con la realidad y la rutina. Por eso, y porque ofrecen una gran variedad de títulos interesantes, hoy vamos a hablar del género que ocupa: el MMORPG. ¿Cómo? ¿No sabes qué son los MMORPG …? 

qué son los MMORPG

¿ Qué son los MMORPG exactamente?

Los MMORPG (Massively Multiplayer Online Rol-Playing Game) son videojuegos de rol. Es decir, su base es crear y actuar como un determinado personaje, con cierto nivel de customización. Esto permite a sus jugadores interactuar en un mundo virtual al mismo tiempo. ¿Y eso qué significa? ¡Fácil! Estos juegos tienen como objetivo crear una “vida alternativa” a mayor o menor nivel. Se hace dentro de un ambiente virtual, donde las decisiones se toman de manera consciente y, algo que mucha gente aprecia, no tienes que mostrarte a ti mismo. Esta simple idea ofrece una sensación de control bastante atractiva. Nos referimos en especial a aquellas personas con problemas de socialización o de concentración. No es complicado imaginar por qué siguen siendo un éxito ahora que ya sabes qué son los MMORPG. Pero, ¿por qué no ahondar un poco más en sus propiedades particulares? 

qué son los MMORPG

¿Cómo funcionan los MMORPG?

 Imagínate, por un momento, que pudieses escoger cómo llegas al mundo. ¿Cómo? Sí, sí. Tu físico, tu raza, y hasta tu tono muscular. Así empiezas tu aventura en el juego. Siguiendo una trama preestablecida, avanzarás por una serie de localizaciones. Después irás aprendiendo y evolucionando con lo que te rodea. ¿Y quién cuenta la historia? Generalmente, suelen existir un tipo determinado de personajes, llamados NPC (Non-Playable Characters), que, según su importancia, te explicarán qué debes hacer a continuación.

¿Cómo? Mediante un sistema de misiones: recogida de materiales por el mapa, caza de criaturas, batallas con villanos y monstruos, exploración de lugares desconocidos… ¡Un sinfín de opciones! Estas misiones se clasifican en misiones principales (que forman parte de la línea argumental principal) y misiones secundarias (que sirven para aumentar las características de tu personaje). Seguro que ya vas captando por qué son los MMORPG son tan exitosos y adictivos. 

Los elementos de la GAMIFICACIÓN que tiene presentes

Las recompensas

Al completar cada una de estas misiones, se te obsequiará con una recompensa variable, en base a la dificultad que implique. Puedes conseguir puntos de experiencia que utilizas para subir de nivel, ciertas habilidades (magias, ataques, etc.), o armas y objetos poco comunes que no se podrían obtener de otra manera. Y ahora te preguntarás,  ¿qué es eso de los niveles y habilidades? Bien, eso se denomina desarrollo de personaje. Tal y como en cualquier juego de rol, un aumento de nivel implica una bonificación para ti. ¿Ejemplos? Más fuerza a la hora de atacar, más daño cuando lanzas un hechizo, más resistencia a los golpes… Pero, ¡ojo!, tú escoges tu propia evolución. Dependiendo de tu papel, quizá prefieras unas a otras. Si eres un mago, ¿qué te parece un poco de reducción de enfriamientos (tiempo de espera a la hora de usar un conjuro)?

Las habilidades

En cuanto a las habilidades, siempre dependerán de la función principal de tu personaje: un soporte/apoyo (dedicado a la curación y establecimiento de defensas) aprenderá competencias de cura y supresión de estado alterados (veneno, parálisis, sueño…). ¿Y cómo sé cuál es la función de mi personaje? No te preocupes, al entrar en el juego por primera vez, en la pantalla de edición de personaje, que es la primera que aparece tras registrarte, encontrarás descripciones detalladas de cada uno de los roles, y muchas veces, con iconos incluidos.

Su economía y organización

Pasando a un ámbito un poco más global, hay ciertas particularidades a tener en cuenta: la primera es la economía del juego, que comúnmente se lleva a cabo a través del trueque (intercambio de objetos y materiales entre los jugadores), y que siempre tiene una única unidad monetaria, evitando los problemas de divisas; seguidamente, recalcaremos la importancia de las agrupaciones en clanes o grupos, ofertados tanto por los jugadores como por los servidores, que ayudan y protegen a sus miembros, procurando que su experiencia en el juego sea agradable y no se vean obligados a progresar en soledad; y por último, la existencia de moderadores, una figura superior que se dedica a la optimización, seguridad y ayuda a los clientes de un servidor.

En resumen: una vida virtual, donde tienes la opción de “crearte” y mejorar a través de trabajos sencillos, y con una suerte de tutores con el único fin de asistirte a ti y a tus compañeros a lo largo de tu andanza. ¿Suena bien, verdad? ¿No tienes ganas de probarlo?

qué son los MMORPG

La historia del multijugador en línea

Sin embargo, los MMORPG tal y como los conocemos no aparecieron de la nada, sin más. Llegaron a nuestras pantallas en 1970, como una mezcla de los MUD (Multi-User Dungeons, de Dragones y Mazmorras), las aventuras conversacionales (lo que hoy en día denominamos aventuras gráficas) y los juegos de rol. El primer juego presentado de esta manera, el padre de los MMORPG, fue Hábitat, de Lucas Arts. ¿Y qué era? Una plataforma que concedía a sus clientes el derecho de interactuar e intercambiar objetos entre ellos. Después de lo que acabáis de leer, suena a poco, ¿verdad? ¿Y si añado que el pago era por hora? No supone una mejoría…

Y ahí, precisamente, es cuando el mercado enloqueció: en 1997, el juego Ultima Online proponía un abono de suscripción mensual, que a día de hoy, en la inmensa mayoría de los títulos consagrados, se mantiene. Con el lanzamiento del famoso WoW de la mano de Blizzard en 2004, los clientes potenciales se dispararon. ¿Por qué? Principalmente gracias a su facilidad de uso, sus escenarios gigantestos y la mejora sustancial de los gráficos. Y, durante unos años, la demanda no hizo más que ascender: la aparición de obras como Final Fantasy XIV: A Realm Reborn (Square Enix), Tera (Bluehole Studio), The Elder Scrolls Online (Bethesda Software) o el novedoso Black Desert Online (Pearl Abysshicieron de los MMORPG una opción perfectamente válida y competitiva. ¿El motivo? Se sustituyó el pago mensual por una única cuota de compra.

¿Por qué son los MMORPG los videojuegos que flojean en el mercado hoy en día?

Pero todo tiene que acabar. Y la popularidad de los MMORPG se encuentra en pleno descenso desde aproximadamente 2012. ¿Por qué? Simple: cada día, se presentan nuevas alternativas de juego. Al fin y al cabo, este tipo de juegos necesitan una inversión de tiempo y dinero que no todos pueden permitirse. No suelen tener una opción multiplataforma, las tareas se vuelven repetitivas y tediosas, y, ante todo, se ha producido una minimización de las tramas. ¿Y mientras tanto? En el mercado de videojuegos esa importancia de la historia como escalón precedente a esa realidad inmersiva se ha incrementado. Y esto constituye el probable futuro de los videojuegos. 

Y tú, ¿qué opinas? ¿Estarías dispuesto a darle una oportunidad a los MMORPG?

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Se requiere

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.