La figura del Superhéroe marcada a fuego

¿Recuerdas lo que te han ido enseñando desde niño? “Sé amable, empatiza, defiende a los más débiles…” Son los llamados “valores” que garantizan que encajarás a la perfección en la sociedad hoy en día. Pero también los límites que te pones tú mismo a la hora de destacar (cosa que, hace bien poco, estaba hasta mal vista. Tenías que ser ni más ni menos que los demás).

Si os paráis a pensar un momento, este tipo de educación a veces es hasta contraindicado. Hasta tiene graves consecuencias sobre la autoestima de una persona en pleno desarrollo, como es un niño. El cine y la literatura fueron un paso más allá en este aspecto y crearon lo que ellos definirían como “nuestra utópica versión mejorada o superhéroe”. estreno de Deadpool 2

estreno de Deadpool 2

Os hablo de hombres y mujeres que, por arte de magia, obtienen super poderes y deciden luchar contra el mal y ayudar a los demás. Actos nobles a más no poder, pero… ¿Encajarían en la sociedad moderna? ¿Así es como sería un superhéroe en la vida real? Personalmente, no lo veo. Y aquí es cuando nace otro tipo de personaje (de los que me gustan a mí). El perdedor… Uno que se pone cada vez más de moda. Os presento, señores y señoras, al antihéroe.

Los orígenes del antihéroe en la ficción

Son varios los personajes antihéroes que surgieron estos últimos años. Es una idea que ha triunfado a nivel comercial, pero, ¿por qué? Fácil. Seguramente porque nos sentimos identificados con dichos personajes. Seguramente, de haber obtenido super poderes, seríamos como ellos. Son más humanos. Son como tú y como yo. Desde luego no son perfectos y la perfección en el cine ya cansa.

¿Os acordáis de Hancock? No fue una de las mejores películas que protagonizó Will Smith, pero, ¿a qué os gustó la idea? Un personaje que no obedecía la ley simplemente porque no tenía por qué hacerlo. No ayudaba demasiado por, más o menos, la misma razón. Tampoco se privaba del placer de tomarse una cerveza (o varias) solo por tener super poderes. Pero, sobre todo, un superhéroe defendiendo a los demás tanto tiempo mientas que era severamente criticado por ello que al final se cansó de hacerlo. Sus intervenciones, bastante cuestionadas, parecían hacer más mal que bien. Que levante la mano el que alguna vez ha sido criticado o cuestionado por ayudar. Nos ha pasado a todos, ¿verdad?

O quizás la realidad es que ya estábamos un poco cansados de siempre lo mismo. De las decenas de películas de superhéroes vestidos de licra, luciendo cuerpazos… ¿Y sus bromas simplonas y flojas? ¿Por qué siempre están centrados en hacer el bien? Y además parecen muy, pero que muy inocentes. Entiendo que esto enganche a los niños. Yo mismo soy fan de Batman desde que vi con tan solo diez años esta obra de arte con Jack Nicholson haciendo del Joker.

estreno de Deadpool 2

Pero tras años y años de siempre lo mismo, al final empecé a perder un poco el interés. Cosa que empeoró después de ver películas como Linterna verde o, básicamente, cualquiera de las películas de Superman. De estas últimas creo que no se salva ni una. Y, quizás adivinando lo que todos necesitábamos en este preciso momento, Marvel dio un paso adelante y saco la película que personalmente considero la joya de la corona cuando de antihéroes se trata: Deadpool.

El éxito de Deadpool. ¿Por qué nos mola?

Deadpool es una de estas películas que o adoras u odias a muerte. Hay que reconocer que hay varias cosas muy bien hechas. Por ejemplo, la banda sonora. Son canciones que no pegan ni con cola con este género, pero elegidas por una sencilla razón. ¿Cuál? Que acompañan a la perfección al sarcasmo, el “arma secreta” del protagonista. Wade Wilson (otro personaje más del mundo Marvel cuyo nombre y apellido empiezan por la misma letra, inconfundible) os servirá una ración doble de chistes malos y juegos de palabras divertidos. Algo que, en mi caso particular, me hace todavía más fan suyo.

estreno de Deadpool 2

Pero lo principal, y eso es algo que se deja bien claro desde el primer segundo, es que no estamos ante la típica película de superhéroes. No tenemos a nadie que intente salvar el mundo de los nazis, ni que combata el terrorismo a nivel mundial. Tampoco tenemos a dioses nórdicos que acuden a salvar civilizaciones enteras. Se trata de un hombre que, simplemente, intenta poner orden en ese caos incesante que es su propia vida. ¿Os resulta familiar? ¿Quién no tiene días en los que piensa que todo va mal?

Y si, adquiere algún que otro super poder, pero… ¿cómo lo emplea? Para dejar el contraste bien marcado el guionista utiliza personajes buenos y nobles de pura cepa que intentan reclutar/ detener a nuestro amigo de traje rojo. Y el contraste está bien conseguido. Además, sirve para establecer todavía más esa distancia que es un abismo entre el bien y lo puramente normal. Si tuviera que resumir esta joya en apenas unas palabras y de manera bien simple, diría algo así: “Un personaje que obtiene super poderes a base de hostias vitales que intenta recuperar su vida y a su chica a base de otro tipo de hostias”.

¡El estreno de Deadpool 2 ya está aquí!

Y aquí estamos, un par de años más tarde, a punto de ir a ver el estreno de Deadpool 2. Tengo muchas ganas de disfrutar de la segunda parte de esta película que tanto me hizo reír. Ojalá sea otra obra maestra de chistes malos, obscenos quizás. Deseo una dosis extrema de ridiculez y mediocridad. Estoy preparado para lo que sea que me hayan preparado el guionista y el director en la nueva entrega. Sé que la diversión está garantizada y lo último que haré será aburrirme. Otra ración más de imperfecciones mezcladas a la perfección. Deadpool 2, ¡allá voy!

Autor: Dave Burton (Colaborador)

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Se requiere

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.