cluedo y escape room

Cluedo y escape room. Seguro que has oído hablar de estas divertidas formas de ocio interactivo que tan de moda están. Hasta es probable que hayas jugado a alguna de ellas o incluso que hayas probado ambos formatos. Las personas, cansadas de bucear en nuestra rutina diaria, buscamos cada vez más experiencias que nos aporten algo diferente. Queremos sentir emociones y pasarlo bien. Y si puede ser en compañía, mejor que mejor. A la vez que adquirimos habilidades y experimentamos nuevos retos. Por eso, el cluedo en vivo y los juegos de escape cada vez tienen más adeptos. 

12 diferencias que debes saber entre el cluedo y las escape room: 

Se trata de diferentes modalidades de ocio interactivo. Ambas son divertidas y originales con algunos aspectos diferentes a destacar. Por ello, te los explicamos antes de decidirte por reservar uno u otro.

1 y 2. Número de jugadores y sus objetivos de juego

El concepto de equipo en las escape room es primordial. De hecho, es uno de los valores principales de esta actividad de ocio interactivo tan en auge. Precisamente, los jugadores deben trabajar las 3 “C”: comunicación, cooperación y cohesión. ¿Por qué? Si los jugadores juegan en solitario y dispersos, las posibilidades del éxito tienen inevitablemente a cero. En las escape room tipo la media de jugadores por equipo (en cada sala) es de 2 a 6. Se sienten como un equipo porque compiten juntos por conseguir un objetivo: salir de la sala a tiempo

Sin embargo, en los cluedos en vivo, los participantes no tienen presente el concepto de equipo sino de grupo. No es lo mismo. Los integrantes de la actividad de un cluedo en vivo sienten que van a experimentar una experiencia conjunta con otros jugadores (que pueden conocer o no). ¿La diferencia? No compiten juntos por un objetivo común sino individual. Al no ser un equipo, sino un grupo, el número de jugadores que pueden aceptarse en un cluedo en vivo para vivir la misma experiencia a la vez es superior. La media recomendada para una buena integración, inmersión y participación de todos los miembros del grupo es de 6 a 22 jugadores. De hecho, este es el formato que trabajamos en la empresa de creación de cluedos en vivo para grupos CENACONCLUEDO. 

3 y 4. Duración de la partida y su dinámica de juego

Entre el cluedo y las escape room existe una diferencia notable tanto en la duración como en la dinámica generada. Entre otras cosas, por lo explicado en el punto anterior sobre el objetivo de cada partida. Mientras que en los juegos de escape el ritmo es frenético por intentar avanzar lo más rápidamente posible gracias a la resolución de más y más enigmas, en el cluedo en vivo ocurre lo contrario. Se trata de disfrutar del juego de una forma más tranquila, más en primera persona, sin tanta velocidad y con mayor consciencia de lo que ocurre, lo que se hace y lo que se dice. 

El Flow o energía positiva fluyente generada en las escape room no se genera en el cluedo en vivo. Sin embargo, a la hora de recordar cada movimiento y ser plenamente consciente del juego experimentando, es más probable que se generen más recuerdos durante un cluedo en vivo.

Los efectos del Flow (cuando está presente)

¿Por qué? El tiempo pasa volando cuando la mente está ocupada. Y es así como en los juegos de escapismo el tiempo corre en contra y la sensación de angustia aumenta a medida que el cronómetro se acerca a cero. Sin embargo, en el cluedo en vivo no hay reloj que nos recuerde constantemente lo que nos queda de partida. El Flow como tal apenas existe. El objetivo aquí no es ganar como equipo, sino averiguar quién es el asesino. Se trata de una actividad más consciente, más emocional y más trabajada. Por ello, una partida de escape room básica dura 60 minutos (las hay de hasta 70 y 80 minutos) y una de cluedo puede durar en torno a los 120 minutos. 

5 y 6. El papel del Game Master

Si alguna vez has jugado a un juego de escape, sabrás que la persona que te da la bienvenida al área de juego y que monitorea tu participación en dicho juego a la vez que te facilita las pistas es el Game Master. Estas personas (con formación actoral a veces) suelen contar con excepcionales habilidades sociales. Entre ellas, destacan: buena comunicación, sonrisa social y empatía. Además, conocen el juego como la palma de su mano. En ocasiones hallamos a los Game Master disfrazados (o, al menos, vestidos con algún complemento) y su comunicación hacia nosotros no es directa al cliente sino lo que llamamos en rol.

El Juego de Roleplaying

Es decir, interpreta un papel y desde ahí nos hace también meternos a nosotros en la situación. Esto es muy favorable porque aumenta la sensación de inmersión en el juego. Por último, encontrarás algunas salas donde su papel es mucho más relevante. Se trata de juegos de escape donde el Game Master hace una dinámica de roleplaying e interactúa con los jugadores durante el juego de forma continuada y determinante en la ejecución del mismo. En estos casos, suele haber un segundo Game Master con perfil más técnico que se limita a vigilar cámaras y sonidos de las salas de juego y facilitar las pistas. 

Lo que ocurre en el cluedo en vivo es que puede haber uno o varios Game Masters (esto varía en función del número de jugadores que participen). Su labor engloba también la recepción. Por supuesto, también el liderazgo de la dinámica de juego pero desde un punto de vista mucho más teatralizado. No solo interactúa con los jugadores, sino que suele interpretar a un personaje crucial e integrado en el juego del cluedo. Además, se encarga de dinamizar de una forma mucho más activa el juego. ¿Cómo? frenando o acelerando la participación (y, en consecuencia, la energía de los jugadores) según cómo sea de activo o pasivo el grupo generado. 

Hasta aquí estas seis diferencias sobre las dinámicas del cluedo y escape room. Si deseas saber más, no dejes de leer la segunda parte del artículo. En él hablaremos sobre otras 6 diferencias entre estos juegos tan divertidos y actuales. 

Autora: Tery Logan

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Se requiere

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.