cuadro-arboles-blanco-negro-y-rojo-150-cm-x-50-cm

Y, de repente, lo que antes era tu fuente de energía,

te oprime hasta dejarte vacía,

como si anduvieras con zapatos diminutos,

a una hora que no existe,

en un lugar para el que no hay mapa.

Y pintas tu sitio con acuarelas prestadas,

agua turbia, lienzo herido y una incesante duda sobre qué plasmar.

Avanzas en tu obra sin descanso

y cuando te das cuenta,

estás ante el perfecto lienzo de tu nueva vida,

ese que titular RESURGIR.

-Tery Logan-

 

 

Compartir
Artículo anteriorINSTANTES
Artículo siguienteA RITMO CÓNCAVO Y CONVEXO

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Por favor, introduce tu nombre

Se requiere